Diagnóstico prenatal de coartación aórtica (CoA)

Ignacio Montaño, et al.

Introducción

La CoA es una estrechez del lumen aórtico que genera una obstrucción al flujo sanguíneo. Corresponde al 7-10% de las cardiopatías congénitas (1/1500 nacidos vivos). En el 98% de los casos se ubica entre el origen de la arteria subclavia izquierda y el ductus arterioso. La severidad de la CoA varía desde una mínima estrechez hasta una hipoplasia severa de todo el arco aórtico.

El diagnóstico prenatal, en todas las series, describen una identificación de menos del 30% de los casos. En el feto generalmente es muy difícil la identificación de la zona de estrechez, es por ello que eventualmente se sospecha por hallazgos indirectos de desproporción entre los ventrículos y las grandes arterias. La relación VD/VI > 1.4 en diástole y la relación AP/Ao > 1,4 en sístole hacen sugerente el diagnóstico. Los valores predictivos positivos varían según la edad gestacional: < 24 semanas el VPP es de aprox 80%, pero > 24 sem baja a 30-40%.

Hay casos en que no hay desproporción de ventrículo lo cual puede ser explicado por la presencia de un comunicación interventricular y la alerta va surgir en la desproporción de las grandes arterias. El indicador prenatal más confiable es la hipoplasia de la porción transversa del arco aórtico en relación con el arco ductal (corte 3 V Tráquea).

El diagnóstico prenatal de CoA será siempre provisorio y presuntivo con confirmación o exclusión postnatal, tras el cierre del ductus arterioso. Los diagnósticos falsos positivos prenatales suelen ser frecuentes, incluso en operadores expertos. En todo caso, la sospecha y posterior confirmación después del nacimiento son capaces de disminuir la mortalidad.